BONIFICACIÓN POR MATERNIDAD PARA AUTÓNOMAS

Existe un nuevo criterio por parte de la TGSS, para los supuestos de trabajadoras autónomas que se encuentren dentro del criterio del artículo 38 bis de la Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del Trabajo Autónomos. Este artículo que ha sufrido varias modificaciones adaptándolo a las actuales circunstancias de los autónomos (La Ley 6/2017, de Reforma Urgentes del Trabajo Autónomo, Real Decreto-ley 28/2018, de 28 de diciembre o la Real Decreto-ley 6/2019, de 1 de marzo) ha sido recientemente, como se indicaba,  objeto de nueva interpretación.

Hay que recordar que en dicho artículo se recoge, para el caso de las trabajadoras autónomas, que:

 “….habiendo cesado su actividad por nacimiento de hijo o hija, adopción, guarda con fines de adopción, acogimiento y tutela, en los términos legalmente establecidos, vuelvan a realizar una actividad por cuenta propia dentro de los dos años inmediatamente siguientes a la fecha efectiva del cese, tendrán derecho a una bonificación en virtud de la cual su cuota por contingencias comunes y contingencias profesionales quedará fijada en la cuantía de 60 euros mensuales durante los 12 meses inmediatamente siguientes a la fecha de su reincorporación al trabajo, siempre que opten por cotizar por la base mínima establecida con carácter general en el régimen especial que corresponda por razón de la actividad por cuenta propia…”

“…optasen por una base de cotización superior a la mínima indicada en el párrafo anterior, podrán aplicarse durante el período antes indicado una bonificación del 80 por ciento sobre la cotización por contingencias comunes, siendo la cuota a bonificar la resultante de aplicar a la base mínima de cotización que corresponda el tipo de cotización por contingencias comunes vigente en cada momento…”

La puntualización se realiza en esta ocasión sobre el término “habiendo cesado su actividad…”. Desde el pasado 21 de marzo la Dirección General de Ordenación de la Seguridad Social establece un nuevo criterio. Ahora para poder beneficiarse de la bonificación, debe entenderse que concurre en estos dos supuestos:

  • Tanto si la trabajadora autónoma, tras disfrutar del descanso por nacimiento, adopción, guarda con fines de adopción, acogimiento o tutela, haya decidido no reanudar la actividad laboral y, por tanto, solicitar la baja en el régimen especial.
  • Como si la trabajadora autónoma, tras disfrutar del correspondiente descanso por alguna de dichas causas, haya optado, sin solución de continuidad, por reanudar la actividad laboral (de aplicación desde el 1 de enero de 2019).

En aquellos supuestos en que la trabajadora autónoma no haya percibido subsidio de maternidad deberá en todo caso solicitar ante la TGSS la aplicación de la bonificación de mujer reincorporada.

Anuncios

AUTÓNOMOS Y LA TARIFA PLANA DE 60 EUROS

La llamada tárifa plana del autónomo individual ya nota los efectos del nuevo año 2019. Desde el 1 de enero, la tarifa plana de 50 euros pasa a ser realmente de 60 euros. Esto se debe a que a partir de este año los autónomos acogidos a esta tarifa, deben cotizar además obligatoriamente por contingencias profesionales, no así por cese de actividad ni por formación profesional (hay que recordar que los trabajadores autónomos económicamente dependientes ya tienen incluida obligatoriamente desde hace años dentro del ámbito de la acción protectora de la Seguridad Social, la cobertura de la incapacidad temporal y de los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales).

Cuotas autonomo 2019

Esta medida afectará ya a los autónomos individuales que a fecha 31 de diciembre, vinieran beneficiandose de las bonificaciones y reducciones de la tarifa plana.

Esta nueva cuota comprenderá por tanto  las contingencias comunes como las contingencias profesionales. Siendo 51,50 euros los que corresponda a contingencias comunes y 8,50 euros a contingencias profesionales.
Para aquellos trabajadores que a 31 de diciembre de 2018 contaran con la cobertura de la protección por cese de actividad, deberán ahora cotizar también obligatoriamente por Formación Profesional.
Los tipos de cotización serán los siguientes:
  • Contingencias comunes, el 28,30%.
  • Contingencias profesionales, el 0,9 por ciento, (0,46% contingencia de incapacidad temporal y el 0,44% a la de Incapacidad permanente, muerte y supervivencia).
  • Cese de actividad, el 0,7 %.
  • Formación profesional, el 0,1 %.

La obligación de cotizar por contingencias profesionales, se recoge de igual modo en el artículo 316  del texto refundido de la seguridad social, que donde antes indicaba el caracter de voluntario, ahora se indica lo siguiente:

“La cobertura de las contingencias profesionales será obligatoria y se
llevará a cabo con la misma entidad, gestora o colaboradora, con la que se haya
formalizado la cobertura de la incapacidad temporal y determinará la obligación de efectuar las correspondientes cotizaciones, en los términos previstos en el artículo 308.
Por las contingencias indicadas, se reconocerán las prestaciones que, por las
mismas, se conceden a los trabajadores incluidos en el Régimen General de la
Seguridad Social, en las condiciones que reglamentariamente se establezcan.”

Igual situación para el caso de cese de actividad, que anteriormente solía ser voluntario, como así nos lo recordaba el literal del artículo 327:

“El sistema específico de protección por el cese de actividad forma parte de la acción protectora del sistema de la Seguridad Social, es de carácter voluntario…”

Siendo ahora modificado, quedando el autonomo obligado a acogerse a ello de acuerdo al mencionado artículo 327 apartado primero:

“El sistema específico de protección por el cese de actividad forma parte de
la acción protectora del sistema de la Seguridad Social, es de carácter obligatorio y
tiene por objeto dispensar a los trabajadores autónomos, afiliados a la Seguridad
Social y en alta en el Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o
Autónomos o en el Régimen Especial de los Trabajadores del Mar, las prestaciones
y medidas establecidas en esta ley ante la situación de cese total en la actividad que originó el alta en el régimen especial, no obstante poder y querer ejercer una
actividad económica o profesional a título lucrativo.

El cese de actividad podrá ser definitivo o temporal. El cese temporal comporta
la interrupción de todas las actividades que originaron el alta en el régimen especial
en el que el trabajador autónomo figure encuadrado, en los supuestos regulados en
el artículo 331.”

 

¿ BONIFICACIÓN POR LA CONTRATACIÓN DE FAMILIARES?

En relación a la reciente publicación de la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo hay un aspecto que genera cierta controversia, al menos a mi parecer. Se trata de la Disposición adicional séptima “Bonificación por la contratación de familiares del trabajador autónomo”. Esta disposición nos indica en su párrafo primero que:

“La contratación indefinida por parte del trabajador autónomo como trabajadores por cuenta ajena de su cónyuge, ascendientes, descendientes y demás parientes por consanguinidad o afinidad, hasta el segundo grado inclusive, dará derecho a una bonificación en la cuota empresarial por contingencias comunes del 100 por 100 durante un período de 12 meses

Pues bien, de la simple lectura, parece que no hay dudas, es decir parece que cualquier autónomo podrá contratar con un contrato indefinido a familiares hasta el segundo grado y acceder a la bonificación descrita.

La duda surge en relación al artículo 12.1 TRLGSS que indica lo siguiente:

“A efectos de lo dispuesto en el artículo 7.1, no tendrán la consideración de trabajadores por cuenta ajena, salvo prueba en contrario: el cónyuge, los descendientes, ascendientes y demás parientes del empresario, por consanguinidad o afinidad hasta el segundo grado inclusive y, en su caso, por adopción, ocupados en su centro o centros de trabajo, cuando convivan en su hogar y estén a su cargo”

Es decir en estos casos nos encontramos ante un autónomo colaborador que la propia Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo vuelve a retocar modificando la Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del trabajo autónomo.

De igual modo la Ley 43/2006, de 29 de diciembre, para la mejora del crecimiento y del empleo, nos indica en su artículo 6.1 como exclusión a las bonificaciones:

“b) Contrataciones que afecten al cónyuge, ascendientes, descendientes y demás parientes por consanguinidad o afinidad, hasta el segundo grado inclusive, del empresario o de quienes tengan el control empresarial, ostenten cargos de dirección o sean miembros de los órganos de administración de las entidades o de las empresas que revistan la forma jurídica de sociedad, así como las que se produzcan con estos últimos.

No será de aplicación esta exclusión cuando el empleador sea un trabajador autónomo que contrate como trabajador por cuenta ajena a los hijos menores de treinta años, tanto si conviven o no con él, o cuando se trate de un trabajador autónomo sin asalariados, y contrate a un solo familiar menor de cuarenta y cinco años, que no conviva en su hogar ni esté a su cargo.”

A esta última Ley se refiere la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, en la mencionada Disposición adicional séptima en su último párrafo indicando:

“En lo no previsto en esta disposición, será de aplicación lo dispuesto en la sección I del capítulo I de la Ley 43/2006, de 29 de diciembre, para la mejora del crecimiento y del empleo, salvo lo establecido en sus artículos 2.7, 6.1.b) y 6.2.”

Es decir parece que el legislador desea sustituir la aplicación del articulo 6.1.b) por la nueva Disposición adicional séptima ampliando los supuestos en los que es posible obtener bonificaciones en la contratatación por cuenta ajena de familiares más allá de los dos recogidos en aquel artículo.

¿Pero y por qué no derogar entonces el artículo 6.1 b)? Tal vez el legislador desea reservar ese artículo 6.1 b) para los supuestos de contrataciones llevados a cabo por autónomos individuales (y permitidas por la Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del trabajo autónomo) y la aplicación de la nueva “Bonificación por la contratación de familiares del trabajador autónomo” para los contratos efectuados por los autónomos societarios.

Sin embargo, el problema sigue siendo la redacción dada. La contratación indefinida por parte del trabajador autónomo…”. ¿Qué debemos entender por trabajador autónomo? ¿cualquier autónomo, tanto societario como individual?. Sorprendería la verdad, la aplicación de esta disposición a todos los autónomos. Corresponde esperar a la interpretación que de la misma lleve a cabo la Tesorería General de la Seguridad Social que a día de hoy aun no ha resuelto.

 

 

 

LEY DE REFORMA URGENTE DEL TRABAJO AUTÓNOMO

La nueva Ley 6/2017, de 24 de octubre, de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo  ha traído o traerán consigo modificaciones interesantes, algunas de ellas, se indican a continuación:

  • El reintegro de oficio por parte de Tesorería General de la Seguridad Social, en caso de pluriactivadad (compaginar el alta en el RETA junto con el alta en el Régimen General) del exceso producido en  las cotizaciones que superen la cuantía que se establezca a tal efecto por la Ley de Presupuestos Generales del Estado.
  • Se modifica las condiciones de la llamada Tarifa plana. A partir de su entrada en vigor, los autónomos que se den de alta podrán disfrutar de 12 meses de dicha tarifa en vez de 6 meses establecidos anteriormente. Podrán disfrutarlo tanto aquellos autónomos que nunca se hayan dado de alta anteriormente como aquellos que ya lleven 2 años de sde su última baja (salvo que en aquella ocasión hubieran disfrutado de bonificaciones, en tal caso serán 3 años).
  • La cuota de autónomo se aplicará de forma proporcional al número de días de alta.
  • La base mínima de los autónomos con diez o más trabajadores contratados, así como la base de los autónomo encuadrados en el artículo 305.2, letras b) y e) del TRLGSS ( salvo el primer año de alta) se determinará por la Ley de Presupuestos Generales del Estado.
  • En cuanto a la bonificación a los trabajadores por cuenta propia por conciliación de la vida profesional y familiar vinculada a la contratación, se amplía por cuidado de menores la edad, pasando de menores de 7 a  menores de 12 años.
  • En cuanto a la bonificación de cuotas de Seguridad Social para trabajadores
    autónomos durante el descanso por maternidad, paternidad, adopción, guarda con
    fines de adopción, acogimiento, riesgo durante el embarazo o riesgo durante la
    lactancia natural, se elimina la mención a la necesidad de que los mismos sean sustituidos por un contrato de interinidad bonificados. Se incorpora de igual modo un artículo 38 bis para el supuesto de cese de actividad por los motivos indicados anteriormente. En el supuesto de que la persona que cesó la actividad, regrese a la misma antes de dos años, podrá gozar de bonificaciones en la cuota.
  • Se aclara la situación en torno a deducibilidad en el IRPF de los gastos de suministros de la vivienda parcialmente afecta a la actividad económica y de los gastos de manutención incurridos en el desarrollo de la actividad.
  • Inclusión de  un nuevo supuesto de contrato laboral para el hijo mayor de 30 años del autónomo que cuente  con discapacidad física o sensorial, con un grado de discapacidad reconocido igual o superior al 33 por ciento e inferior al 65 por ciento, siempre que causen alta por primera vez en el sistema de la Seguridad Social.
  • En el apartado de cobertura de las contingencias profesionales, surge el accidente de trabajo in itinere, es decir también tendrán cobertura el accidente de trabajo sufrido al ir o al volver del lugar de la prestación de la actividad económica o profesional.
  • Amplía el colectivo de familiares que pueden beneficiarse de bonificaciones por la contratación de familiares del trabajador autónomo, contando con una bonificación en la cuota empresarial por contingencias comunes del 100% durante un
    período de 12 meses. ( Habrá que detenerse a detallar este punto en otro post)
  • La afiliación y hasta tres altas dentro de cada año natural tendrán efectos
    desde el día en que concurran en la persona de que se trate los requisitos y
    condiciones determinantes de su inclusión en el campo de aplicación de este
    régimen especial.
  • Los autónomos podrán cambiar hasta cuatro veces al año la base por la que viniesen obligados a cotizar.
  • Nuevo régimen de recargos por ingreso fuera de plazo.
  • Obligación pago de las cuotas mediante el sistema de domiciliación en cuenta, abierta en una entidad financiera autorizada para actuar como oficina recaudadora de la Seguridad Social.
  • En el supuesto de realización de trabajos por cuenta propia a la par de la percepción de una pensión de jubilación contributiva, se incluye el supuesto de que si la actividad que se realiza por cuenta propia cuenta además con al menos un trabajador por cuenta ajena, la cuantía de la pensión compatible con el trabajo alcanzará al 100 %.
  • La inclusión de la pareja de hecho dentro del colectivo que tienen acceso a las bonificaciones por altas de familiares colaboradores de trabajadores autónomos. ( puedes leer más aquí)

Por último, se recoge disposiciones adiciones llenas de buenas voluntades, tendentes a tratar algunos aspectos controvertidos a día de hoy, como estudio del concepto de habitualidad como requisito para el alta en el RETA o la posibilidad de una cotización a tiempo parcial del profesional. Es una pena que no hayan tenido ya respuesta en la presente LEY.